8 cosas que las personas socialmente inteligentes nunca hacen

Las personas socialmente inteligentes saben lo que quieren y cómo comportarse para fomentar la comprensión y las relaciones cordiales.

Las personas socialmente inteligentes tienen una serie de características que las hacen destacar sobre los demás. Saben cómo comunicarse, física y emocionalmente.

La verdadera inteligencia social proviene de  la confianza y la comprensión que tienes en ti mismo,  en el sentido de que puedes tener interacciones maduras y efectivas con los demás.

A continuación hablaremos de algunos de los rasgos más característicos de este tipo de personas.

8 cosas que las personas socialmente inteligentes nunca hacen

Las personas socialmente inteligentes nunca interrumpen

Las personas con inteligencia social son generalmente grandes conversadores. No sienten la necesidad de hablar ante los demás ni de interrumpir cuando la otra persona está hablando de algo importante.

Se sienten cómodos esperando pacientemente su turno para hablar. Además, no tienen prisa por imponer su punto de vista porque están seguros de lo que tienen que decir.

Las personas socialmente inteligentes saben que no tienes que expresar tu opinión a los demás para que tenga valor.

No siempre se centran en sí mismos.

Otro rasgo de las personas socialmente inteligentes es que conocen su importancia y trabajan para progresar y mejorar. Saben que las relaciones interpersonales requieren tiempo y atención. Y crean hábitos y costumbres con sus amigos, pareja y familia, pero también para ellos mismos.

Tienen la capacidad de  comprender que no son el centro del mundo sin perder el sentido de la importancia. Son el tipo de personas que están a tu lado cuando necesitas apoyo, pero que saben decir "no" cuando es necesario.

No juzgan a los demás para demostrar que tienen razón.

Una buena señal de inteligencia emocional e intelectual es comprender las diferencias que puedas tener con los demás. Cuando juzgas a los demás para promover tus ideas u opiniones personales sobre algo, todo lo que estás logrando es que las personas dejen de compartir lo que piensan contigo.

Recomendado  Cuatro maneras de alisar tu cabello naturalmente sin plancha

Ser una persona más abierta y receptiva es ideal  sin necesidad de tener la misma opinión que los demás.

No tratan de cambiar la opinión de los demás.

Esta es una gran habilidad de las personas socialmente inteligentes. Lo que sienten los demás son sólo eso, sentimientos. Por eso  es importante hablarles con respeto y paciencia.

Cuando comprende completamente las opiniones de los demás y puede expresar las suyas con respeto, las situaciones se vuelven más sanas, productivas y pacíficas. No es necesario que hagas que los demás se sientan inferiores para demostrar que tus opiniones también importan.

Son tranquilos y saben usar su voz.

La mejor manera de lidiar realmente con los problemas que enfrentas en la vida es ser asertivo. La rabia y la agresión pasiva disfrazada de afirmación suelen traer más problemas que soluciones.

Las personas socialmente inteligentes tienen la confianza para hacer lo que quieren. Saben escuchar y participar en una conversación con confianza y saben relacionarse con quienes les rodean.

Son menos críticos.

Muchas personas se llaman a sí mismas "antisociales" y tienden a criticar constantemente a quienes las rodean, incluso a sí mismas.

Las personas socialmente inteligentes generalmente aceptan que, independientemente de las apariencias, todos tienen muchas cualidades positivas que ofrecer, no solo negativas.

Las personas que saben cómo relacionarse con los demás  encuentran positivo tanto en su comportamiento como en el comportamiento de los demás. Esto se debe a que tienen más confianza en sí mismos y tratan de aprovechar al máximo cada situación en la que se encuentran.

Recomendado  Cuatro posturas de yoga para restaurar tu energía

No analizan demasiado cómo interactúan los demás.

Pensar demasiado en tus relaciones te impedirá disfrutarlas. Por eso es tan importante que evites ideas preconcebidas sobre cómo serán tus relaciones con los demás.

Sin embargo, puedes revertir este hábito y, en lugar de enfocarte en cada mal resultado posible, enfrenta las interacciones con una actitud positiva. Te sorprenderá que funcione incluso con relaciones que no funcionaron.

Tienen buen lenguaje corporal

Cuando te encuentras en una situación social, tu postura corporal envía un mensaje a los demás. Las personas socialmente inteligentes  aseguran que el mensaje que envía su cuerpo es positivo.

Cuando haces contacto visual y sonríes a los demás, les demuestras que eres amigable, abierto y nada intimidante. Si te mantienes erguido, los demás notarán que eres una persona segura de sí misma.

Las relaciones deben ser recíprocas.

Esperar a que otros se comuniquen contigo y te inviten a hacer cosas es una pérdida de tiempo. Las personas socialmente inteligentes saben que las relaciones sociales se basan en el esfuerzo mutuo.

Si quieres mostrarles a los demás que eres importante para ellos,  debes tomar la iniciativa y poner de tu parte para iniciar una interacción. Puedes hacerlo simplemente así:

  • Manténgase en contacto con llamadas telefónicas o mensajes de texto
  • Visita a tus amigos
  • Organizar una reunión

Aunque algunas personas nacen con una inteligencia social más desarrollada, cualquiera puede perfeccionarla si le presta atención. Al final, se trata de practicar estos simples hábitos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up