Cómo curar las aftas y las aftas bucales

Las aftas bucales y las aftas bucales tienen varias causas y soluciones. En este artículo te contamos cómo aliviarlas y cómo puedes reducir el riesgo de futuras llagas.

Las aftas bucales y las aftas bucales son pequeñas llagas que aparecen en la boca. Aunque suelen ser pequeños, su ubicación los hace incómodos y dolorosos. Los alimentos calientes, fríos, crujientes y ácidos pueden irritarlos y causar más molestias.

Tardan un tiempo en sanar debido a la humedad en la boca y al consumo de alimentos. Por eso, queríamos encontrar una solución rápida que curara y aliviara las llagas dolorosas y las llagas en la boca . En el artículo de hoy, le informaremos sobre las soluciones que hemos encontrado para ayudar a curar las aftas bucales y las aftas bucales rápidamente.

Las causas de las aftas bucales y las aftas bucales

Aunque son muy comunes, lo cierto es que nadie sabe exactamente por qué aparecen. Lo que sí sabemos es que las aftas y las aftas bucales causan dolor oral y al comer. Hay dos tipos: simples o complejos.

El primer tipo aparece algunas veces al año y dura alrededor de una semana. El segundo tipo es menos común, y las personas que lo padecen solían tener algún tipo de dolor en la boca antes. La aparición de llagas puede ser el resultado de muchas cosas. Algunos factores que podrían desencadenarlos son:

  • Según este estudio de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, el estrés podría estar relacionado con las llagas en la boca.
  • Ingesta de ácidos o cítricos.
  • Lesiones causadas por alimentos o utensilios de cocina.
  • Problemas nutricionales o enfermedad gastrointestinal (aunque no hay evidencia que lo respalde).
  • Aparatos de ortodoncia.

Es necesario prestar atención a la diferencia entre las aftas bucales y el herpes labial , que pueden ser idénticos en su apariencia. El herpes labial es causado por un virus simple y es contagioso, mientras que las aftas no lo son. Además, el primero puede aparecer en otras partes de la cara, como los labios, la nariz y debajo del mentón.

Recomendado  6 Remedios Caseros para la Tos

Si tiene una úlcera bucal, puede sentir una dolorosa sensación de ardor y hormigueo, así como llagas redondas de color blanco o gris bordeadas de rojo. Además, es posible que tenga fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos.

Lo bueno de las aftas bucales es que casi siempre desaparecen por sí solas . El dolor puede ser muy molesto, pero lo importante es no tocarlo con los dientes o la lengua, aunque tengas la tentación. Serán solo un mal recuerdo dentro de siete a diez días.

Remedios naturales para las aftas y aftas bucales

Según la creencia popular, los siguientes remedios naturales pueden ayudar a acelerar la curación de las aftas bucales y las aftas bucales. Como aún se desconoce su eficacia, nunca debe tomarlos como reemplazo de las recomendaciones de su médico.

Sal

A la sal se le atribuyen propiedades antisépticas. Así, se dice que es un gran aliado para curar heridas de forma natural. Para utilizarlo como remedio, basta con mezclar una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuagar la boca con ella. Escupe la mezcla y repite el proceso al menos tres veces al día. Su dolor y malestar disminuirán gradualmente.

Bicarbonato de sodio

A menudo se dice que el bicarbonato de sodio actúa como la sal como un antiséptico eficaz . Sin embargo, los expertos químicos (como escribió Deborah García Bello en su libro ¡Que se van las vitaminas! como en diferentes medios digitales) indican que se trata de una sustancia extremadamente abrasiva y que no debe usarse como remedio casero, ni siquiera en una base ad hoc.

Si aún quieres probar, mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua. Luego enjuague su boca con la mezcla sin tragar el líquido. También puedes hacer una pasta de bicarbonato de sodio con agua y aplicarla en tu afta o afta. Dejar actuar unos minutos para que haga efecto. Luego enjuague con agua fría.

Peróxido de hidrógeno

Es otro remedio infalible para las aftas y aftas bucales, según un estudio  de la Universidad de Barcelona. Tome un hisopo o una bola de algodón y sumérjalo en peróxido de hidrógeno. Aplicarlo directamente sobre la herida tres veces al día. Esto aliviará su malestar y ayudará a reducir el riesgo de infección.

Recomendado  Infusiones y consejos para aliviar los síntomas de la ciática

* No use este remedio por períodos prolongados.

Enjuague bucal

La clave para tratar las aftas bucales y las aftas bucales es aplicar antisépticos que no infecten el área.

El enjuague bucal es un remedio que puede calmar las molestias y controlar el crecimiento de bacterias. Es un alivio inmediato que controlará el crecimiento de bacterias. Sin embargo, no uses demasiado, especialmente si es fuerte, ya que es probable que te pique.

Helado

Un cubo de hielo puede reducir la inflamación y aliviar el dolor. Según este estudio de la Universidad de las Américas, el resfriado actúa como sedante. Coloque un cubito de hielo en el área afectada tantas veces como lo considere necesario.

¿Se recomienda el yogur?

Solíamos creer que debido a su contenido de ácido y bacterias, el yogur podría ayudar a alterar el pH de la boca y controlar el crecimiento de nuevas bacterias. Sin embargo, numerosos estudios indican que la aparición de aftas bucales podría estar directamente relacionada con el consumo de lácteos, así como de harina, piel de tomate y frutos secos.

Consejos para evitar la formación de aftas y aftas bucales

Una mala alimentación puede provocar llagas en la boca.

Una deficiencia de minerales o vitaminas puede causar aftas. Por eso, lo mejor es incluirlos en tu dieta. Otras condiciones que pueden causar llagas son la anemia por deficiencia de hierro o folato (a veces causada por malabsorción intestinal), la enfermedad celíaca y la enfermedad de Crohn, entre otras. Siéntase libre de agregar alimentos que contengan hierro a su dieta, como verduras de hojas verdes , granos integrales y leche, entre otros.

Asimismo, tenga cuidado al cepillarse los dientes, ya que puede provocar lesiones o irritaciones similares. Lo mismo ocurre cuando comes alimentos crujientes como galletas, pan, tostadas, etc. Por último, evita los alimentos ácidos o picantes y los chicles y no olvides usar hilo dental después de cada comida para mantener siempre tu boca limpia y saludable.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up