Consejos de cuidado personal para padres: descubre 10 consejos

El autocuidado de los padres es el tiempo que se toman para brindarles a sus hijos una atención y protección renovadas. Es cuidarse para cuidar a los demás. Aquí tienes 10 consejos de cuidado personal para empezar a poner en práctica.

El autocuidado de los padres es fundamental para el cuidado de sus hijos. La sabiduría apoya esta idea con esta sana reflexión: no podemos dar lo que no tenemos. En el mismo sentido, somos capaces de cuidar a los demás porque primero nos cuidamos a nosotros mismos.

¿Te gustaría descubrir algunos consejos de cuidado personal para padres? Si es así, ¡sigue leyendo!

Como tantas cosas en la vida, el cuidado y la protección tienen un factor común, que es el tiempo. Esta realidad vital e invisible es parte de todo, y aunque la pensemos como algo abstracto, se expresa constantemente en la vida cotidiana.

Aspectos importantes del autocuidado de los padres que no deben pasarse por alto

La salud está íntimamente relacionada con el cuidado personal de los padres. El tiempo de ejercicio, el tiempo de descanso y una dieta equilibrada son vectores cuyas interacciones contribuyen al mantenimiento de una buena salud.

Es obvio que el cuidado de los niños depende de prácticas saludables. Las exigencias son muchas, sobre todo en los primeros meses y años cuando la inexperiencia y la novedad exigen más vigilancia y producen ansiedad.

Consejos de cuidado personal para padres

Tomar cierta distancia permite a los padres, en ciertas situaciones, tener una visión más amplia de las cosas. Por eso, dar un paso atrás para ver y reflexionar, hacer zoom para acceder a los detalles, tomar decisiones y actuar son gestos conscientes y responsables.

Dedicarnos tiempo a cuidarnos nos ayuda a reconocernos, a valorarnos ya prepararnos. Estos son algunos consejos para comenzar un plan de autocuidado para los padres.

1. Tomar el tiempo de la mano

El tiempo no es sólo un concepto abstracto. Podemos moldearlo, doblarlo y adaptarlo a nuestras necesidades personales, familiares y sociales.

Entramos en crisis cuando el tiempo empieza a ser sofocante. Nos envuelve y no nos deja más remedio que cumplir o no cumplir irritantes obligaciones.

De hecho, no podemos quedarnos de brazos cruzados: la madurez siempre implica decisiones de peso. Y uno de ellos dice con convicción y firmeza “Estoy donde quiero estar” . No es fácil, pero hay que luchar por ello. Y estar donde hemos elegido es, en cierto modo, ejercer un dominio relativo sobre el uso del tiempo.

El tiempo es un problema cuando no sabes cómo organizarlo pero tienes que asumir la responsabilidad de darle forma.

2. Organizar y planificar

El resultado de tener control sobre tu tiempo es la capacidad de organizar y planificar. Tenemos la autonomía y la capacidad de disponer de los elementos que forman parte de nuestra realidad. Siempre habrá imponderables, márgenes de error, imprevistos, pero estos solo nos molestarán si lo hemos dejado todo al azar.

Recomendado  5 formas en que dejar de fumar mejora tu apariencia

Así que intentemos establecer rutas y un plan de acción. Con mentalidad de estratega, con alegría y optimismo, ordenemos las piezas en el tablero diario. Qué queremos hacer, de cuántos recursos disponemos y de cuánto tiempo disponemos. También, quiénes tenemos y cómo podemos hacer frente a las contingencias. Seamos libres. Sí, es todo un reto.

3. Revisa periódicamente tu salud en cuanto al cuidado personal de los padres

Sin duda, la salud es una prioridad en el marco de la prevención, lo que nos permitirá estar preparados para el cuidado integral de la familia. La salud personal se proyecta en la salud familiar. De la misma forma que la enfermedad de un miembro afecta emocionalmente a todo el grupo.

Por lo tanto, asegúrese de hacerse un chequeo periódico y, si es posible, establezca una relación cercana con un médico, especialmente un pediatra. Tener una voz sabia e informada sobre qué hacer cuando se trata de dolencias menores es muy útil.

4. Qué hacer primero y qué dejar para después

En la misma línea, es importante establecer prioridades. No hace falta decir que lo que es importante para algunos no es necesariamente importante para otros. Las listas pueden coincidir, pero no es obligatorio.

La priorización es valiosa porque indica lo que es relevante para cada miembro de la familia en función de sus intereses personales. Cuidarnos como padres significa cuidarnos . Solo si ganamos reconocimiento en nuestros propios ojos podemos reflejarlo y darlo como un regalo a los demás. Nadie da lo que no tiene.

5. No descuides a tus amigos

Estamos más cerca de nosotros mismos cuando estamos más cerca de nuestros amigos. No basta pensar en ellos y vivir en la nostalgia. Debemos materializar continuamente la cercanía y el cariño.

De lo contrario, la distancia cambia a lejanía, luego a lejanía. El calor de la comunicación enciende la llama de la vida. No pospongamos esto más tiempo.

6. ¿Qué tal llevar un diario o escribir cartas a amigos?

Las redes sociales nos ofrecen muchas formas de reconectarnos; no solo voces, sino imágenes y videos nos acercan más que nunca. Pero tienen un inconveniente que no siempre notamos, porque tendemos a proyectar la imagen que queremos que vean los demás.

¿Qué tal intentar llevar un diario? De hecho, el escrito actúa como una perfecta terapia testimonial, incluso más íntima que lo que se revela y lo que mostramos en los videos. Escribir saca a relucir un yo que el otro ve con nuevos ojos. Y en esta alteridad sabemos que somos iguales, pero diferentes.

Un diario puede recibir lo que somos, como un diario que no nos deja perdernos en el torbellino de los días. Y escribir cartas a los amigos les permitirá recibirnos con otro grado de intimidad y confianza.

Recomendado  Cómo limpiar naturalmente tus intestinos

7. Comparte lo que te gusta y lo que no te gusta

En cualquier caso, ya sea de forma escrita o audiovisual, lo importante es compartir gustos y afinidades. Encontrar vasos comunicantes que hagan fluir nuestra existencia. Los demás nos ayudan a ser cuando damos y recibimos desinteresadamente.

Es fácil ponerse de acuerdo para ver una película, un concierto online o leer el mismo libro para intercambiar puntos de vista, criterios y opiniones. La creencia se afirma en el contraste y la diferencia.

8. Escucha música para el autocuidado de los padres

Y mientras escribir es terapéutico, escuchar música puede sanar. La música es una forma de tiempo, por lo que puede adaptarse a cualquier situación y ayudarnos a darle forma y sentido.

Está hecho de memoria y sensibilidad. Nos ayuda a sentir y reproducir sentimientos. Llenar de música los espacios de tu hogar comunica alegría al corazón.

La música nos conecta y sirve como vehículo de autocuidado para que conectemos con partes íntimas de nosotros mismos que a veces olvidamos.

9. Sal a caminar y distráete

Salir a caminar o simplemente caminar, escuchar sonidos ambientales, música o un podcast, es una forma de enfocar el placer, la salud y el crecimiento. Entonces, ¿por qué no crear momentos que revitalicen el resto de las horas de tu día? esto te permitirá contemplarlos con la convicción de que la vida esconde un secreto maravilloso.

10. Ordenar la casa: la imagen del orden interior

Finalmente, ordenar la casa tendrá un impacto en tu orden interno. Hay una gramática de los objetos que dialoga con nuestra constitución más íntima. Podemos experimentar problemas internos o impotencia si no nos sentimos cómodos con nuestro entorno físico.

La tarea de ordenar debe ser de la familia, porque cada quien posee, adopta y adapta su espacio, más allá de su habitación personal. Los lugares favoritos tienen una huella. Descubramos la nuestra y cultivémosla como parte de nuestra forma de ser.

Autocuidado de los padres: que sea mutuo y compartido

Varios estudios han demostrado que los padres pasan menos tiempo con sus hijos que las madres. En el contexto del tema que hemos tratado, esto no significa que dediquen más tiempo a cuidarse y luego dárselo a la familia. Más bien, tiende a ocurrir lo contrario.
Los roles familiares tradicionales colocan al padre fuera del hogar ya la madre dentro. Y aunque los tiempos están cambiando, aún queda mucho por hacer. Urge la necesidad de que las mamás y los papás se cuiden para cuidar mejor a toda la familia.

Esto significa que el cuidado personal de los padres da como resultado una familia más armoniosa. Para lograr esto, los padres deben dedicar tiempo de calidad primero a ellos mismos y luego a los demás. Como resultado, este apoyo se extenderá a todos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up