Estilo parental autoritario: características y posibles efectos en los hijos

Los niños que crecen en un estilo de crianza autoritario pueden desarrollar inseguridades y tener problemas para manejar sus emociones. Aprende más en este artículo.

La familia es la primera zona de influencia en la formación de los hijos. Padre y madre transmitirán valores, principios, tradiciones, pautas y roles en un sistema complejo que involucra a abuelos, tíos, tías, tíos y muchos otros. Sin embargo, adoptar un estilo de crianza autoritario o permisivo tiene ventajas y desventajas que vale la pena conocer.

En este artículo examinaremos las principales características del estilo de crianza autoritario. Algunas ideas preconcebidas pueden llevarnos a creer que cuando se trata de la crianza de los hijos, se supone que debemos tener el control. Sin embargo, quizás lo más importante sea saber cuándo estar emocionalmente cerca y permitir que nuestros hijos tomen sus propias decisiones. 

¿Qué es la paternidad autoritaria?

La crianza involucra ciertas actitudes y comportamientos por parte de los padres para que los niños obtengan ciertos comportamientos.

La paternidad autoritaria puede ser recíproca o represiva . La primera se basa en el establecimiento de límites consensuados; este último controla a través de la represión, el castigo e incluso la violencia. En general, es un estilo de crianza muy rígido y unidireccional. Hay reglas o procedimientos que se ofrecen sin discusión.

Este estilo suele caracterizarse por una actitud propensa a la irritación y severidad en los padres . Esto también se refleja en las personas que siempre parecen necesitar control. Bajo este estilo de crianza, toda la familia en conjunto está bajo la presión de una insatisfacción al acecho.

En general, se caracteriza por los siguientes elementos:

  • Los padres establecen reglas rígidas de conducta .
  • Muestran poco o ningún afecto hacia sus hijos.
  • No presentan opciones, o solo presentan aquellas que ya han aprobado con anterioridad.
  • Estos padres castigan y reprenden obsesivamente el comportamiento anormal o el mal comportamiento.
Recomendado  Como Evitar la Dermatitis del Pañal
La crianza autoritaria a menudo se enfoca en lo que el niño está haciendo mal, como lo ven los padres.

¿Cuáles son los pros y los contras de la paternidad autoritaria?

En una sociedad basada en la competencia y con tendencia a la relajación de valores y tradiciones, un estilo autoritario no represivo es una alternativa .

Ofrece ciertas ventajas al proporcionar a los niños firmeza y templanza ante la incertidumbre y los desafíos.

Otra ventaja proviene de su baja capacidad emocional, lo que conduce a relaciones planas, frías y oportunistas en una sociedad que ha virtualizado, incluso banalizado, personalidades y roles. Visto de esta manera, un estilo de crianza autoritario puede traer algunos elementos positivos a nuestra sociedad impersonal y acelerada.

Sin embargo, muchos de sus inconvenientes se derivan de la falta de comunicación y falta de expresión de los sentimientos . También tiende a crear inseguridad y privar a los niños de iniciativa. Por lo tanto, a menudo se sienten presionados por la posibilidad de cometer un error.

Aquellos que crecieron con padres autoritarios a menudo son reservados, tienen baja autoestima y tienen problemas para establecer metas. Tienden a obedecer en presencia de la autoridad. Sin ella, son propensos a cometer errores.

En general, obedecen sumisamente y tienen demasiado miedo de cometer errores frente a las pruebas . En este sentido, tanto estos padres como sus hijos quizás solo oculten en el fondo el miedo al fracaso.

Las consecuencias de una crianza excesivamente autoritaria

En general, los niños criados con autoridad razonada y recíproca obedecen responsablemente. Desarrollan autocontrol y disciplina. La autoridad se ejerce con el ejemplo . De hecho, con los niveles adecuados de autoridad, los padres se presentan como modelos a seguir.

Recomendado  Como saber si mi hijo consume alguna droga

La autoridad saludable consiste en el respeto mutuo. Sin embargo, su tergiversación es autoritaria. Si los padres usan bien su autoridad, demuestran ser fuertes, capaces y dignos de confianza.

Sin embargo, si abusan de su autoridad, simplemente están ejerciendo su poder sobre sus hijos. Esta es una paternidad autoritaria muy poco saludable.

Cuando los padres se presentan como modelos a seguir para sus hijos, crece entre ellos una forma diferente y más poderosa de respeto.

Sugerencias para mejorar su estilo de crianza

Todos queremos que nuestros hijos aprendan a resolver conflictos, sepan manejar sus emociones y tengan las habilidades para construir relaciones y adaptarse a diferentes situaciones. Dicho esto, ser autoritario o permisivo ayuda o restringe a los niños de diferentes maneras.

La parte más dañina de la paternidad autoritaria es el castigo . Con esta práctica, los padres tratan de corregir conductas y comportamientos sin dejar espacio para el consenso. A menudo, el resultado es una espiral de silencio y violencia que empeora las cosas. Además, pronto volverá como un boomerang.

Por el contrario, la comunicación, el apoyo y el cariño son la base de un estilo de crianza que respete la personalidad y la integridad de los niños. En última instancia, el desafío para los padres es ayudar a sus hijos a ser independientes. De esta manera, pueden resolver los desafíos de la vida por sí mismos.

La paternidad es una escuela, y aprendemos de nuestros errores . De un estilo autoritario simple, es posible llegar a un estilo basado en la comprensión, el diálogo y el acuerdo con conciencia y reflexión.

Si hay reglas claras que todos siguen, hay menos posibilidades de violaciones graves. Por otro lado, si los comportamientos y actitudes se observan con cariño, los niños pueden aprender y crecer de manera saludable.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up