¿Qué es la dislexia? Obtenga más información sobre los síntomas y el tratamiento.

¿Qué es la dislexia? La dislexia es un trastorno fácilmente detectable en la infancia. Aunque los niños que la padecen tienen una inteligencia normal, su capacidad para leer se ve afectada.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia se clasifica como un trastorno de la lectura. Se caracteriza por problemas de precisión y fluidez en el reconocimiento de palabras, lo que dificulta la ortografía. En otras palabras, las personas con dislexia tienen problemas para leer y pronunciar las palabras que ven escritas.

Este trastorno suele ir acompañado de dificultades en la escritura y dificultades en el razonamiento matemático.

Es importante recalcar que las personas con dislexia tienen un desarrollo intelectual normal. Sus problemas de lectura y escritura no se deben a problemas intelectuales .

¿A quién afecta esto?

La dislexia es una enfermedad que, en la mayoría de los casos, se diagnostica durante la infancia. Aunque se puede diagnosticar fácilmente en niños, es una condición que persiste durante toda la edad adulta, lo que puede conducir a problemas graves.

Los datos indican que la dislexia afecta entre el 5 y el 10% de la población. Concretamente, en una clase de primaria de 25 niños, esto significa que al menos uno de ellos será disléxico.

¿Cómo afecta la dislexia a la vida de las personas?

Los primeros problemas aparecen durante los primeros años de escolaridad. Las dificultades para aprender a leer constituyen una gran barrera para estos niños. No es solo académicamente, sino que también puede afectar su desarrollo personal. Después de todo, la mayoría de las veces afecta su autoestima.

En muchos casos, estas dificultades crean un desinterés por la lectura . Las consecuencias son:

  • Vocabulario insuficiente o pobre.
  • Problemas de comprensión lectora
  • Dificultades para comprender, deducir y sacar conclusiones de textos difíciles

Las personas con dislexia son conscientes de sus limitaciones en la gran mayoría de los casos . Esto explica la frecuencia con la que estas personas sufren de baja autoestima, ansiedad e incluso depresión.

¿Por qué se produce la dislexia?

Para responder a esta pregunta, continuaremos presentando las respuestas, paso a paso.

1. ¿Cómo leemos y escribimos palabras?

Cuando se trata de explicar cómo leemos y escribimos, la hipótesis más aceptada es el modelo de doble vía. Según este modelo, para escribir una palabra se puede:

  • Recuperarlo de nuestra memoria, en caso de que ya conozcamos la palabra. Esto se llama el "camino léxico". Se basa en el almacén léxico de la ortografía visual. Esto significa que almacenamos información en nuestra memoria en función de cómo vemos la palabra escrita . Por ejemplo, aprendemos a escribir la palabra "baño". La próxima vez que queramos escribirlo, lo recuperamos de nuestra memoria, de nuestro "almacén de palabras".
  • La otra opción es convertir los fonemas que forman la palabra en grafemas. Es decir, transformar los sonidos en la representación gráfica que les corresponde. Esta es la opción que se utiliza al escribir nuevas palabras. En los primeros años de la infancia se adquieren los conocimientos para realizar esta conversión de fonemas a grafemas. Aprendemos que la letra "B" corresponde a un sonido y que la letra "S" corresponde a otro. Así, somos capaces de escribir palabras que nunca antes habíamos escuchado. Es muy sencillo: aprendemos los sonidos que componen las palabras, y los representamos de forma sencilla . Esta teoría se basa en los últimos hallazgos de las pruebas de imagen cerebral, ya que se ha demostrado la existencia de una base anatómica.

2. ¿Y qué sucede en el cerebro?

Generalmente, esto significa que las conexiones entre las áreas del cerebro involucradas en el lenguaje están disminuidas.

3. ¿Qué áreas del cerebro están involucradas en el lenguaje?

Primero, el área de Broca. Se encuentra en el amor frontal en el hemisferio dominante. Para la mayoría de la población, esto significa en el lado izquierdo. Sin embargo, se encuentra a la derecha para un porcentaje de zurdos. Generalmente, es responsable de la articulación de palabras, el nombramiento y la lectura silenciosa.

En segundo lugar, la región de Wernicke. Este se encuentra entre el lóbulo temporal y el parietal del hemisferio dominante. Sus principales funciones están relacionadas con el reconocimiento de palabras habladas. También es el área donde se almacenan las secuencias que forman las palabras.

Finalmente, existe un área ligada a las cortezas parietal y occipital cuya función es la formación de palabras.

¿Qué tipos de dislexia hay?

  • Dislexia fonológica. Las personas con este tipo de dislexia utilizan la vía visual. Esto significa que "visualmente" leen las palabras. Así que pueden leer fácilmente palabras que ya conocen, pero es imposible leer palabras que no conocen.
  • Dislexia superficial (visual). Las personas con este tipo de dislexia utilizan la vía fonológica. Así, leen las palabras sílaba por sílaba. Por esta razón, tienen dificultades cuando se trata de palabras que suenan diferente de cómo suenan cuando están escritas.
  • Dislexia profunda o mixta. Este es el caso más grave de dislexia, en el que se ven afectadas ambas vías. Esto da como resultado una dificultad significativa para leer palabras, múltiples errores ortográficos e incluso confusión sobre el significado de diferentes palabras.

Tratamiento

El tratamiento de la dislexia es sumamente importante para reducir la posibilidad de tener más problemas a largo plazo, tanto académicos como emocionales. De hecho, se ha demostrado que los tratamientos de rehabilitación tienen un gran efecto en los niños.

El tratamiento suele consistir en:

  • Refuerzo con profesores especializados
  • Tratamiento con logopedas
  • Instrucción supervisada en técnicas de estudio
  • Fichas/ejercicios para reforzar lo aprendido en clase

El apoyo familiar también juega un papel importante en el tratamiento de la dislexia. No se trata sólo de motivar a estos niños para que progresen en su vida académica y personal. Además, se trata de enfatizar las actividades de fortalecimiento académico. Luego, sus técnicas de estudio mejoraron mucho, especialmente con la lectura y la escritura.

Además, es importante involucrar a los niños en actividades que promuevan su autoestima (deportes, actividades extraescolares, etc.) para mejorar su estado de ánimo. En una nota diferente, si el niño tiene problemas importantes de ansiedad o depresión, debe consultar a un médico.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up